Entre tú y Dios



Una de las cosas más hermosas que tenemos gracias a lo que hizo Cristo en la cruz, claramente luego de la salvación, es la comunicación con Dios. El hombre ya no tenía esa virtud, ya que el pecado le separaba de Dios. Hoy día podemos disfrutar el conectarnos con Dios por medio de la oración. Una de las cosas que todo creyente busca es que Dios le hable. ¿A quién no le gusta que Dios utilice a sus siervos y que desde un altar mencionen nuestros nombres y nos hablen? También es hermoso que Dios tome a esos siervos y dirigidos por el Espíritu Santo nos profeticen y nos hablen de las cosas hermosas que Dios tiene con nosotros. Son cosas que Dios hace que nos hacen crecer, que nos hacen confiar, y nos ayudan a ser guiados por Él para cumplir aquello para lo que hemos sido llamados. Cada uno de nosotros que hemos tenido esa experiencia, sabemos que cuando Dios tiene ese detalle con nosotros el regocijo, emoción y poder de Dios sobre nuestras vidas no se compara con nada. Ahora, Dios nos puede hablar a través de una canción, a través de una predicación, en una ministración y de diferentes formas. Pero hoy, en estos tiempos no nos debemos conformar solamente con esto. Dios hoy nos está llamando a una relación personal entre tú y Él. A lo que me refiero es que de igual forma que oímos que Dios le habla a evangelistas, pastores, en fin ministros de Dios, en lo íntimo de su hogar, también nosotros tenemos la capacidad de mover a Dios a nuestro favor. Dios en estos tiempos quiere tener una relación más íntima con nosotros. Porqué conformarnos con escuchar desde un altar, y no es que sea malo, si podemos escuchar la voz de Dios en lo íntimo de nuestra habitación, en la soledad en la que solo tú y Dios están presentes, en ese momento en el cual no hay un pueblo adorando para provocar el poder de Dios ni un ministro profetizando. Justo ahí es cuando vamos a descubrir los misterios de Dios, cuando vamos a comenzar a tener una relación de tu a tu como la que tenía moisés en el monte. En esos momentos Moisés se encontraba a solas con Dios, solo él y Dios. Cuando podemos provocar que en esa intimidad, en ese rato a solas con Dios se pueda manifestar su Espíritu Santo sobre nosotros, es cuando vamos a comenzar a llegar a un nivel que no vamos a tener que depender de otros para ver el poder de Dios. Todo cristiano es llamado a tener momentos de soledad con Dios, momentos de intimidad y de plena entrega con El. Es al igual que una conversación importante con un mejor amigo, en esos momentos cuando tenemos que contar o hablar de cosas intimas con alguien, lo menos que queremos es a terceros. Por tanto cuando vamos a derramar nuestras almas necesitamos conquistar el terreno de nuestra bendición, y solo así es cuando Dios descenderá a decirnos, “En tiempo aceptable te oí y en el día de salvación te ayudé” (Isa 49:8), y en ese momento hará pacto íntimo con nosotros. Siempre he pensado que es muy fácil conquistar bendiciones del Espíritu cuando estamos juntos en armonía, y hay un pueblo que se dispone a provocar a Dios, pero la verdadera victoria está cuando solo están tu y Dios. Cuando no hay nadie a tu alrededor, solo el silencio, solo tal vez los sonidos de una noche oscura, solo tú y tus deseos, solo tú y tus secretos. En ese momento es que podemos derramar nuestras almas y ver más allá de la voz de Dios, y aunque sean momentos de desiertos, vamos a poder comprender que el Espíritu de Dios nos acompaña para darnos la victoria. Dios nos llama hoy a tener un encuentro entre Él y tú. Porque para ver cosas ocultas y misteriosas de los planes de Dios, tenemos que irnos a solas con Cristo. No perdamos la oportunidad de escuchar la voz del Espíritu Santo hablando a nuestros corazones de una forma personal y única. Conquistemos lo especial que tiene Dios para nosotros, conquistemos lo sublime de Dios. Para que podamos darle en lo íntimo y ver el resultado en lo público. Hoy Dios nos llama a una relación de confianza, más allá de las expectativas y limitaciones del hombre, hoy Dios nos llama a oír su tierna voz.

#Dios #relación #vozdeDios

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo