Todavía tengo fe


Parecería que los tiempos en los cuales estamos viviendo están muy lejos de ser tiempos de esperanza. Vemos noticias negativas a diario, personas perdiendo la vida, otros hasta la dignidad. Cambiamos de canal, escuchamos la radio, leemos el periódico y nuevamente nuestras mentes se llenan de malas noticias. Sin contar lo que muchos callan, las guerras internas que muchos llevan, los momentos de incertidumbre que muchos enfrentan. Pareciera que el mundo lo que quiere es morir, no existir, dejar de soñar.

Pero de momento, cuando menos lo imaginas, cuando crees que ya no hay corazones puros, que amen de verdad y estén llenos de bondad, te encuentras con la escena de un joven ayudando a un anciano a cruzar una transitada carretera. O te encuentras un niño ayudando a comer a su hermanito menor. O te encuentras a una joven salvando la vida de un perrito o un matrimonio salvando a una pequeña ave y cuidándola con amor. A lo mejor cuando menos te lo imaginas volteas y ves un soldado sorprender a su familia con su llegada luego de varios años sin verlos. O tal vez te encuentras con la escena de un hombre con vendas en los ojos abrazando en la esquina de la plaza a todo aquel que se siente herido por los miles de batallas de la vida. O de momento te encuentras con un niño que vende dulces para ayudar en su hogar o una niña que vende globos por la misma razón. A lo mejor cuando ya no tienes esperanza de la justicia te encuentras con un Juez que perdona la multa de un hombre que solo buscaba el hogar de una familia con necesidades a la cual el ayudaría y su acción lo hizo pasarse una luz roja. Cuando piensas que las enfermedades sacan lo peor de las personas ves la escena un barbero recortando a su amigo con cáncer y el barbero cortándose el pelo también para solidarizarse. Cuando piensas que las familias están destruidas, te encuentras con un niño agradeciendo a sus padres adoptivos por ser los padres que siempre soñó tener. O de momento cuando crees que nadie se solidariza con comunidades como la de sordomudos, ves en un parque de Disney a Minnie Mouse darse cuenta de que el niño emocionado que tiene delante es sordomudo y ésta le habla por señas.

Así que me hace tener Fe aún en que hay un mundo que puede mostrar que hay esperanza, que hay amor, que hay paz.

Pero de momento pienso que aún esta